Julio Vasquez.

martes, 20 de agosto de 2013

"Me drogaron, torturaron y violaron varias veces"

La joven madre somalí acusa a soldados de la Unión Africana(UA) y del ejército somalí, lo que eclipsaría las victorias militares frente a los shebab y beneficiaría a los islamistas somalíes.
"Los soldados me violaron (...), traté de defenderme pero me golpearon mucho y me desmayé", dijo a la televisión somalí Somali Channel esta mujer de unos 20 años, madre de un bebé.
Contó que fue detenida en una calle de Mogadiscio el día del Aid-el-Fitr con que concluye el mes del ramadán, por tres soldados del ejército nacional somalí que le cubrieron los ojos y la introdujeron por la fuerza a un auto antes de entregarla a soldados de la Fuerza de la UA en Somalia (Amisom) en el campamento militar de Maslah, en el suburbio norte de la capital.
En Maslah, donde está acantonado un contingente ugandés del Amisom, soldados somalíes y de la UA la violaron repetidamente, añadió. Las huellas de inyecciones en su brazos son, dice, las marcas de las drogas no identificadas que le fueron inyectadas durante su calvario.
"Había otras mujeres en la habitación (...) una de ellas sangraba abundantemente", agregó desde una cama del hospital, precisando que estuvo inconsciente la mayoría del tiempo y no sabe cuántos hombres la violaron antes de abandonarla en la calle.
El Amisom, que tiene 17.700 hombres y apoya militarmente al frágil gobierno somalí en su combate contra los islamistas shebab, dice tomar muy en serio estas acusaciones y abrió una investigación conjuntacon las autoridades somalíes luego de que el caso se difundió ampliamente en los medios y conmocionó al país.
"Se tomarán las medidas necesarias cuando se comprueben los hechos", dijo en un comunicado el Amisom, cuya imagen está muy afectada entre la población somalí a la que se supone debe defender frente a los islamistas, por lo regular acusados de crímenes de guerra y violencia contra los civiles.
Los shebab islamistas se aprovecharon inmediatamente del caso. "Los soldados somalíes secuestran mujeres y las violan, y las comparten también con las tropas del Amisom", declaró a la AFP el portavoz de los islamistas somalíes, Ali Mohamed Rage.
"Los soldados somalíes son vestigios de las (milicias de los) ex jefes de guerra, y matan a sus compatriotas y violan a nuestras hijas y a nuestras madres (...). Las tropas de la UA son brutales", añadió.
Violencia sexual "generalizada"
La ONU consideró recientemente que la violación es "generalizada" en la capital somalí, en especial en los campamentos donde se aglomeran muchos somalíes desplazados por 20 años de guerra civil y caos.
Estas violaciones son en su mayoría atribuidas al Ejército Nacional somalí (SNA), formación heteróclita compuesta por ex milicianos de todas las tendencias, regularmente acusados de violaciones de los derechos humanos.
En el primer semestre de 2012, unos 800 casos de violencia sexual fueron registrados solo en Mogadiscio, según la Oficina de coordinación de Asuntos humanitarios de la ONU (Ocha), que describe a los autores como "hombres no identificados, armados y vestidos con uniformes militares".
"La violencia sexual en Somalia es uno de los desafíos más urgentes y más graves en el campo de los derechos humanos a los que se enfrenta el gobierno y la población de Somalia", dijo Nicholas Kay, representante de Naciones Unidas en el país.
Kay pidió una investigación "rápida y rigurosa" de las acusaciones de violación que pesan sobre los soldados de la UA.
Según Human Rights Watch, muchas víctimas de violación temen represalias por denunciar su agresión. La justicia somalí a veces juzga con mayor rapidez a las víctimas que a los culpables.